Dormitorio infantil de Casita, ¿jugamos a las casitas? – El Pájaro Carpintero