La habitación infantil de Hugo, un micromundo en el que crecer – El Pájaro Carpintero